lunes, 8 de junio de 2009

Estudios Científicos

Partimos de un punto de vista muy claro: actualmente el diagnóstico de Autismo, o Síndrome Autístico, es de tipo neuro-psicológico, es decir, se basa fundamentalmente en test y pruebas neurosensoriales, que a veces son tan inconcluyentes que favorecen diagnósticos diversos a según de la experiencia del profesional que examine al niño.
Según la Sociedad Española de Neurología Pediátrica, el Autismo es:

Un conjunto de trastornos en el que coexisten tres grupos de manifestaciones:

1.- Trastorno de la relación social.

2.- Trastorno de la comunicación, incluyendo
comprensión del lenguaje y capacidad de expresión.

3.- Falta de flexibilidad mental, que condiciona un
espectro restringido de conducta y una limitación en
las actividades que requieren cierto grado de
imaginación.

La realidad es que no es tan claro como parece. Ninguna de estas aseveraciones, pueden ser comprobadas, solo se remiten a ver cuales características son las más comunes y que se repiten en estos niños.

Los tratamientos biológicos en cambio, se basan en datos objetivos, de tipo bioquímico, obtenidos de muestras de cabello, orina, sangre, heces, que comprueban la existencia de una modificación bioquímica, una alteración inmunológica o un trastorno enzimático.

Existen numerosos reportes de los efectos negativos que ejercen estas alteraciones sobre la comprensión, la actividad neurosensorial y motora, y como la restitución de nutrientes o la restauración de equilibrios bioquímicos alterados, se refleja en un cambio positivo en las actividades cerebrales del niño.

El TB está siendo objeto de estudios continuos, para lograr la mayor efectividad en el menor tiempo posible.

Uno de los estudios más importantes que se realizaron a mediados del año 2004, reveló, en muestras de biopsia intestinal, una intensa alteración inmunológica en la membrana basal y de los enterocitos (las células propias de la pared intestinal).
Esta alteración es conocida hoy como Enteritis Autística, y es la representación anatómica de los cambios bioquímicos que presentan estos pacientes.

El TB, nace de todos estos hallazgos y existen estudios y experiencias de médicos y familias, que lo apoyan en forma incondicional.

1 comentario:

  1. Soy padre de un niño autista en Xalapa-Veracruz-Mèxico
    Mi hijo convulsionó a los nueve meses despues de una dosis de Amikasina, a los dos años manifesto autismo.
    Como hacer el protoclo medico para saber si tiene enteritis autistica o si es por metales pesados o si es por candidiasis.?
    el es delgadisimo y come mucho con picante
    Estoy confundido.
    Estoy confundido.

    ResponderEliminar