lunes, 1 de junio de 2009

Trastorno Inmunológico

En las revisiones de los casos documentados, realizadas en los últimos 15 años, se ha llegado a la conclusión que el trastorno de la inmunidad es la base de todo el proceso neurológico.

La presencia de virus lentos, como el Sarampión, Ebstein Barr, Citomegalovirus o Herpes, están presentes en muchos de los casos. Igualmente, la presencia de mercurio (Hg) en casi el 90% de los niños, implica una alteración en la respuesta de defensa, siendo todos ellos, elementos extraños que deben ser eliminados y para lo que nuestro sistema de inmune no está preparado.

La mayor concentración del sistema inmune debe estar a nivel de la mucosa intestinal, debido a que esta es la puerta grande de entrada del mundo exterior a nuestro organismo. La “fuga” de células inmunológicas hacia las zonas invadidas por virus lentos o metales tóxicos, deja al intestino sin defensas suficientes para combatir la agresión de hongos (como la Cándida Albicans) o bacterias (como los Clostridium), que habitualmente se encuentran circulando libremente.
En un intestino sano, por la presencia de una fuerte inmunidad local, los hongos y bacterias no se acercan a la mucosa. Serían destruidos por las defensas presentes. En el caso de los niños (o adultos) con este trastorno inmunológico, deberán soportar las consecuencias de esta terrible invasión, conocida actualmente como Colitis Autística.
La mucosa se encuentra inflamada por la agresión de estos gérmenes, que en el caso de la Cándida, penetra la mucosa con sus raíces, favoreciendo la entrada de alimentos mal digeridos. Este proceso es conocido como Síndrome de Intestino Permeable.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada